Conceptos básicos

Las Cuatro Libertades del Software Libre

Cuando hablas de Software Libre, hablas de libertad. Y, más concretamente, sobre las cuatro libertades de utilizar, estudiar, compartir y mejorar el software. Gracias a una analogía con una receta, resulta más claro cómo funcionan estas libertades y por qué es importante que el código fuente de un programa esté disponible para todos.

Supongamos, queremos preparar una sopa. Frente a nosotros, tenemos la receta y los ingredientes. Se nos permite usar la receta para cualquier propósito: podemos cocinar para la cena en casa o en casa de un amigo, en fiestas, en un país extranjero. Esto es lo que se entiende por la primera libertad: el uso ilimitado para cualquier propósito.

Ahora tomamos la receta, y podemos leer que ingredientes son necesarios. Esto es más o menos el código fuente del software. Sin el código fuente, no puedo entender el software, al igual que soy incapaz de cocinar la sopa sin tener acceso a la lista de ingredientes. Este es el significado de la segunda libertad: Necesito el derecho de estudiar cómo funciona el programa y entenderlo. No me resulta de ninguna utilidad tener una sopa de sobre, donde la composición no está clara y la receta mantiene el secreto.

Ahora también podemos pensar que cocinar solos, es un poco triste. Se me permite invitar a algunos amigos a cenar, o a llevarles sopa cuando me inviten, incluso pasarles la receta para que puedan disfrutar de mi sopa aunque yo esté ausente. Mis amigos también pueden copiar la receta y regalarla a los suyos ... Esta es la tercera libertad: el derecho de compartir copias del software y de esta manera ayudar a los demás.

Un paso adelante es ver que, aunque me parezca que mi sopa es buena, pueda saber mejor. En la receta hay algunos consejos: para añadir un poco de perejil. Pero no me gusta el perejil así que lo intento con romero. Y resulta que tiene mejor sabor. Y así cojo mi copia y la modifico: borro el perejil y lo sustituyo por romero. Cuando un amigo me pide la receta, le doy la nueva versión, modificada. Esta es la cuarta libertad: La libertad de mejorar el programa y distribuir las mejoras del programa, por lo que todo el mundo disfruta de ella. Ya que se me permite hacer eso, la sopa de mi amigo también tiene mejor sabor. O quizás también querrá añadir otro ingrediente, por ejemplo una crema, y modificará su propia copia. Las cosas siempre han evolucionado así, desde que se inventó la cocción. Desde el principio no se ha cocinado un pato relleno de naranja y col roja con semillas de cardamomo, sino más bien un asado de ciervo en un fuego de campamento. Si nadie tiene el derecho de revelar cómo hacer mejor las cosas, entonces tendríamos que estar todavía comiendo venado asado o algo por el estilo. Terribles ideas.

Está claro, que se me permite dar una receta de una sopa e incluso mejorarla. Si seguimos esta lógica en el software, podemos ver fácilmente que en el caso del software propietario, no se me permite copiar ni distribuir el software: eso es ilegal. No se me permite ayudar a la gente.

Si usted piensa que si no puede programar, estas libertades le resultan de poca utilidad, por favor, piense en esto: incluso aunque usted no pueda hacerlo, estas libertades dan la posibilidad a aquellos que puedan programar mejor que usted, ayudarle a resolver su problema. Sin el acceso al código fuente sin embargo, esto sigue siendo imposible.

Otros enlaces

Esta explicación también existe en formato de vídeo, en el Free Knowledge Show (Show des freien Wissens) (430 MB, OGV, en alemán)