Prensa

Radio Lockdown: las Críticas a la Controvertida Directiva no influyen en la Comisión Europea

Publicado:
Redactado por 

Desde 2014, una Directiva Europea tiene el propósito de impedir que los usuarios carguen software en sus dispositivos radioeléctricos, dispositivos tales como teléfonos móviles, ordenadores portátiles y enrutadores. Si bien la Comisión Europea ha cerrado recientemente un período de reflexión, en el que los ciudadanos compartieron sus opiniones sobre el impacto de la Directiva, a la FSFE le preocupa que dicha reflexión pueda pasar desapercibida. Obtenga más información sobre los comentarios recibidos y lo que se avecina.

En 2014, el Parlamento Europeo aprobó la Directiva de equipos radioeléctricos (la "Directiva"), que, entre otras regulaciones, responsabiliza a los vendedores de ciertos tipos de hardware radioeléctricos de evitar que los usuarios instalen software que pueda alterar los parámetros de frecuencia de dicho hardware para romper las regulación aplicable. Si bien la FSFE comparte el propósito general de la Directiva de mantener limpias las frecuencias de radio, hemos estado trabajando en este tema de Radio Lockdown durante casi 4 años, porque el enfoque de la Directiva tendrá implicaciones negativas en los derechos de los usuarios y el Software Libre, la competencia leal, la innovación y el medio ambiente, principalmente sin los mismos beneficios para la seguridad.

Concretamente, el Artículo 3(3)(i) de la Directiva dice que los fabricantes de ciertos tipos de dispositivos radioeléctricos evalúen el software en relación a su cumplimiento de las regulaciones nacionales existentes sobre radioeléctricos. Las clases de dispositivos que se verán afectados aún no se han definido. Debido a esto, probablemente será imposible o muy difícil para los usuarios y las empresas usar software alternativo en los dispositivos que han comprado: enrutadores, teléfonos móviles, tarjetas WiFi y los ordenadores portátiles en los que están integrados, o en casi todos los dispositivo del Internet de las cosas en el futuro.

el equipo de [R]adio eléctrico [deberá admitir] ciertas características que garanticen que el software solo se pueda cargar en el equipo radio eléctrico donde se ha demostrado el cumplimiento de la combinación del equipo de radio eléctrico y el software.
Directiva sobre equipos de radio eléctrico, artículo 3(3)(i)

La Comisión Europea abrió oficialmente un período de discusión en línea, que duró del 28 de enero al 4 de marzo de 2019. Se recogieron unos 276 comentarios, la gran mayoría de los cuales criticaban el impacto que tendría el Artículo 3(3)(i). La mayoría de los comentarios procedían de ciudadanos particulares, aunque las instituciones académicas y de investigación, las ONG y las empresas también contribuyeron.

Nos alegra ver que los comentarios reflejan en gran medida la postura adoptada por la FSFE. Muchas personas compartieron su preocupación de que el Artículo 3(3)(i) tuviera un efecto negativo en el uso del Software Libre entre las personas, organismos públicos y empresas, ya que obligaría a los fabricantes de dispositivos a evaluar cada software para su cumplimiento de la regulación nacional radio eléctrica, incentivando así a los fabricantes a que garanticen que sus productos se entregan solo con su propio software propietario no modificable. Dado que el Software Libre es el único método factible por el cual los usuarios de tecnología pueden salir de los ciclos de obsolescencia programada del producto, los comentarios recibidos reflejaron preocupaciones sobre las restricciones a la libertad de uso y el derecho a reparar dispositivos de radio.

Muchos comentaristas también expresaron su consternación por el efecto de la Directiva en la competencia y la innovación. Como gran parte de estos desarrollos provienen de la comunidad del Software Libre, el cumplimiento del Artículo 3(3)(i) significa una supresión de la innovación y los nuevos desarrollos tecnológicos. Si se bloquea y es propietario el software presente en el equipo de radio eléctrico, esto evita que el público en general pueda aprender cómo funciona el software en sus dispositivos y realizar sus propias modificaciones potencialmente innovadoras y beneficiosas.

También vimos que muchas personas les preocupaba el impacto que el Artículo 3(3)(i) tendría en la seguridad. Ya que la seguridad de los dispositivos radio eléctrico se deteriora tras su lanzamiento, los problemas de seguridad pueden abordarse de manera más eficiente mediante mejoras con el Software Libre, que el esperar que los fabricantes publiquen actualizaciones de su propio software, a menudo patentado. Además, los dispositivos antiguos pueden volverse inseguros cuando un fabricante ya no publica actualizaciones de software para apoyarlos. Así preocupa que al no poder efectuar sus propias actualizaciones debido a la aplicación del Artículo 3(3)(i), un usuario tuviera que elegir entre comprar modelos más modernos o vivir con dispositivos potencialmente inseguros.

A pesar de la gran cantidad de comentarios negativos recibidos en relación con el Artículo 3(3)(i), una reunión reciente del Grupo de Expertos de la Comisión sobre Sistemas Radio Eléctricos Reconfigurables el 25 de junio de 2019 a la que asistió la FSFE mostró que el alcance del problema probablemente no sea apreciado por el Comisión Europea. De hecho, tememos que por medio de un acto delegado, se busque una regulación mucho más amplia, mientras que los actores principales aún no comprenden el papel del software en un mundo y economía digitales, y mucho menos la importancia del Software Libre y cómo funcionan sus licencias.

La FSFE está trabajando con empeño para ayudar a los legisladores a comprender la influencia negativa que tendrá su enfoque actual. Nuestras preocupaciones con respecto al Artículo 3(3)(i) son compartidas por más de 50 organizaciones y empresas, que han firmado nuestra Declaración Conjunta contra el Radio Eléctrico Lockdown, como resultado de nuestro continuo intercambio y cooperación con la comunidad de Software Libre en Europa y más allá. Si su organización desea involucrarse y firmar la Declaración conjunta, póngase en contacto con nosotros.

Se espera que la Comisión Europea abra otra consulta pública en el cuarto trimestre del 2019. Puede ver todas las respuestas a los comentarios en línea de la Comisión Europea aquí.