Desde 2001 la FSFE ha estado potenciando los derechos de los usuarios mediante la remoción de obstáculos frente a la libertad del software. A lo largo de 20 años hemos estado ayudando a las personas y organizaciones a entender cómo el Software Libre contribuye a la libertad, la transparencia, y la autodeterminación.

En las siguientes dos décadas necesitamos tu ayuda. Queremos que todo el mundo sea capaz de controlar su tecnología. El Software Libre y sus libertades de usar, estudiar, compartir, y mejorar son las claves para este objetivo.

Noticias

Reembolso de un Windows preinstalado: Lenovo debe pagar 20.000 euros en daños

Publicado:

En un juicio histórico en Italia, en un caso iniciado por un promotor de la FSFE Luca Bonissi, Lenovo fue obligado a pagar 20.000 euros en daños por comportamiento abusivo al denegar el reintegro del precio de una licencia de un Windows preinstalado. En un gesto motivador para la causa del Software Libre, Luca incluso donó 15.000 euros a la FSFE.

Todos sabemos lo frustrante que es comprar un ordenador nuevo y darte cuenta de que viene con un sistema operativo propietario preinstalado. Algunas compañías han adaptado su comportamiento injusto y establecido procedimientos mas claros para que los consumidores obtengan el reembolso de las licencias de software pagadas que no quieren usar. Sin embargo, algunos fabricantes como Lenovo todavía hacen que esto sea muy difícil para los consumidores, forzándolos a hacer valer sus derechos en caros y extenuantes litigios. Esta es la historia de éxito de Luca Bonissi, un desarrollador italiano, promotor y voluntario desde hace tiempo de la FSFE, en su incansable misión de conseguir el reembolso de una licencia de Windows, y cómo Lenovo fue obligado a pagar 20.000 euros por su comportamiento no ajustado a derecho durante el proceso en los tribunales.

Lenovo y el Windows preinstalado: abuso del mercado y perjuicio al consumidor

No tendría ni que decirse que cualquiera debería poder elegir libremente el sistema operativo que quiere que funcione en su ordenador personal. El Software Libre es el que garantiza la libertad de la gente de hacer funcionar libremente el software que desea y, en consecuencia, rechazar el software que no respeta su libertad. Pero Microsoft y la gran mayoría de los fabricantes de hardware deshonran este principio dictando el sistema operativo que deben usar sus clientes, forzándolos a hacer funcionar Windows incluso aunque simplemente no lo quieran.

En marzo de 2018, Luca compró un nuevo modelo de tableta convertible Lenovo Ideapad y decidió que no quería usar el Windows que llevaba. Por el contrario, se comunicó con Lenovo para gestionar un reembolso y la solicitud de devolución del Windows preinstalado. Lo que sucedió a continuación fue una verdadera peripecia legal y burocrática que llevó años, varios procedimientos legales y mucha resiliencia y determinación por parte de Luca.

Dos años, dos litigios y mucho dinero gastado - y todo por una licencia de 42 euros

Después de tener presuntamente denegadas dos veces sus solicitudes por Lenovo, Luca trató de conseguir ayuda de la Autoridad de Competencia del Mercado de Italia (AGCM). Sin embargo, cuando se dio cuenta que estos esfuerzos serían infructuosos, Luca decidió llevar a cabo acciones legales contra Lenovo.

Debido al bajo costo de la licencia "home" de Windows, Luca pudo empezar los procedimientos sin asistencia letrada antes de acudir a un juzgado para asuntos menores. Sin embargo, ante la imagen de agresiva defensa presentada por Lenovo, Luca recurrió a ayuda profesional. En junio de 2019, el Juzgado de Monza reconoció el derecho de Luca al reembolso y ordenó a Lenovo reintegrar los 42 euros por la licencia de Windows y 130 euros por las costas procesales.

Lenovo estaba insatisfecho con el veredicto. La compañía convocó "artillería legal pesada" y recurrió, indicando 15 razones por las que la sentencia tenía que ser revisada en un documento de 59 páginas. Los desproporcionados y complejos argumentos de Lenovo impelieron también a Luca a necesitar defenderse a si mismo con un abogado en el recurso. Pero ahora, la solicitud de reembolso, que podría haberse resuelto por medio de un simple correo electrónico si Lenovo hubiera actuado de buena fe, estaba durando ya mas de dos años y suponiendo un coste de varios cientos de euros para Luca.

El resultado: 20.000 euros de indemnización por perjudicar al consumidor

Finalmente, en diciembre de 2020, el Juzgado de Monza desestimó todos los argumentos de Lenovo, confirmando que el derecho de reembolso del software preinstalado era una obligación. La sentencia remarcó que el fabricante en si mismo había asumido expresamente esta obligación en la licencia de Windows. Pero esto no es todo: en una histórica decisión, el juzgado impuso sobre Lenovo daños punitivos contabilizando 20.000 euros por abuso de procedimientos de apelación. Lenovo forzó a su cliente a tomar parte en un desproporcionado e innecesario proceso legal. Además el juzgado informó de que este caso es un ejemplo de la arrogancia y prevaricación de una enorme compañía contra un modesto consumidor. Al final, el juzgado ordenó que la suma de dinero debía ser entregada a Luca, como forma de compensar el daño causado por un procedimiento de responsabilidad agravado.

Esta decisión es una gran victoria en contra de las cuestionables prácticas comerciales de las compañías tecnológicas que dificultan la capacidad de conseguir un reembolso por el software propietario preinstalado. No obstante, el precio que la gente tiene que pagar habitualmente para hacer valer sus derechos es aún alto, como nos recuerda Luca:

"A pesar de que el reembolso fue reconocido, conseguirlo puede ser economicamente desventajoso para los consumidores. Los altos costes en litigios y los riesgos, tanto como el bajo retorno económico, constituye un gran desincentivo que impide a cualquiera buscar un reembolso de un Windows preinstalado. Considerando que el consumidor habitual no tiene las habilidades técnicas y legales para enfrentar este tipo de casos sin un abogado y dado el riesgo de que los fabricantes puedan dilatar el caso durante varios años, será difícil que alguien se sienta con ganas de demandar a los gigantes tecnológicos, a menos que sentencias como esta del Juzgado de Monza fuerce a los fabricantes a cumplir sus propias licencias y desarrollar mejores políticas de reembolso".
Protest fist and a computer

Lo que fue sustraído del Software Libre fue devuelto al Software Libre

Durante décadas, los fabricantes de ordenadores han aumentado artificialmente los precios del hardware de los usuarios de GNU/Linux con una obligación de pago a Microsoft al sumar a los ordenadores una licencia de Windows. Como hemos visto, productores como Lenovo no cumplen con sus propios términos y hacen casi imposible que los clientes consigan un reembolso por las licencias de Windows no usadas. El mejor arreglo es aún la prevención. Se aconseja a los usuarios que es mejor comprar hardware de vendedores que ofrecen ordenadores con Software Libre o que los venden sin software propietario por defecto.

Cualquiera debería poder hacer funcionar el software que desee en su ordenador.

Algunos fabricantes han definido mejores políticas y procedimientos para obtener el reembolso, pero en otros casos los usuarios tienen que escribir correos insistentemente, y, como último recurso, poner una demanda. En 2019, Luca inició un caso similar contra HP, en el cual además consiguió un veredicto favorable en diciembre de 2020. Varios voluntarios de la FSFE han compartido sus experiencias reclamando el reintegro de la licencia de Windows. Estamos extremadamente agradecidos a todos ellos, especialmente a Luca, quien además compartió la documentación y procedimientos legales en la actualizada página wiki para Italia.

A pesar de las diversas trabas impuestas por Microsoft y los fabricantes de hardware, recomendamos a todo el mundo que pida la devolución de las licencias de Windows no utilizadas cuando compren un PC nuevo. Estas prácticas insidiosas no deben prevalecer y asustar a los usuarios del Software Libre para que no disfruten de su libertad de ejecutar cualquier software que elijan. En una acción muy emocionante, Luca ha donado 15,000 euros de los daños recuperados a la FSFE, animando a las personas a defender sus derechos.

Desde su fundación en 2001, la FSFE ha estado trabajando para fomentar el Software Libre en Europa y otros lugares. Con nuestras actividades concretas, basadas en los tres pilares de nuestro trabajo, nos centramos en proteger y ampliar los derechos de los usuarios. Algunas de nuestras acciones se alargan durante años, algunas se encaminan a desarrollarse a corto plazo, pero todas forman parte de nuestra misión: capacitar a los usuarios para que controlen la tecnología. Tu también te puedes involucrar, y unidos podemos mejorar el trato a los usuarios del Software Libre por parte de las grandes compañías tecnológicas

"La decisión de Monza ha demostrado que es posible revertir el comportamiento inaceptable de las grandes tecnológicas. Lo que se le quitó a la comunidad del Software Libre le ha sido devuelto ahora. ¡Animo a todo el mundo a luchar por sus derechos!" - Luca Bonissi.

Otros materiales

Hay que agradecer especialmente a Luca que haya recopilado de manera muy metódica y organizada toda la documentación relativa al juicio con las devoluciones de licencias de Windows.

Discutir esto